Hoy queremos reflexionar sobre lenguaje y TEL. Es difícil describir qué son las dificultades del lenguaje, en este cajón de sastre caben diferentes tipos de dificultades y además se mezcla y se emborrona con otras muchas dificultades como Autismo, TDAH, Dislexia o dificultades del aprendizaje. Pero ¿cómo separar todo esto que está tan conectado, tan unido? 

Comencemos: la evaluación del lenguaje y TEL

Cuando diseñas un procedimiento de evaluación intentas aclarar algunos de estos puntos, por estos motivos:

  1. Admitimos que las herramientas: test, entrevistas o cuestionarios, no pueden darnos toda la información.
  2. Por tanto sabemos que es muy posible que el informe puede no resolver todas las dudas que se nos planteen. 
  3. Entonces si sabemos que el informe nos va a ayudar a saber mejor cómo trabajar, intervenir y progresar: 

Por lo que seguro va a ocurrir es que finalicemos un diagnóstico con la intervención

El diagnóstico en edades tempranas, es un proceso, es decir, necesita de tiempo para valorar la respuesta a la intervención.  Esta realidad puede ser vista como un problema, En Contexto lo vemos como como una oportunidad y una obligación:

  • Tenemos en cuenta que el desarrollo es continuo.
  • Por lo que las dificultades afectan al aprendizaje
  • Pero el aprendizaje también cambia esas dificultades: esta ventana debe estar siempre abierta.

Siempre un equipo ha de estar formado y actualizado

Formación

En el caso de la evaluación e intervención en lenguaje y TEL, es necesario aplicarse a fondo.

Afortunadamente tanto la evaluación como la forma de intervenir en lenguaje está siendo objeto de numerosos estudios y seguimiento, algunos de ellos son:

  • El artículo publicado en la Revista de LOGOPEDIA, FONIATRÍA y AUDIOLOGÍA: Documento de consenso elaborado por el comité de expertos en TEL sobre el diagnóstico del trastorno.
  • Panel de expertos para unificar criterios, terminología y evidencia: Bishop, D. et al. (2016). CATALISE: a multinational and multidisciplinary Delphi consensus study. Identifying language impairments in children. PLoS One, 11(7), e0158753.

El trabajo de familias: divulgar dificultades en lenguaje y TEL

Las asociaciones de familias apuestan por visibilizar el trastorno del lenguaje. Hacen oír la necesidad de contar con mayor información y formación por parte de los profesionales educativos, médicos y otros que están en contacto con sus hijos desde pequeños. Estos profesionales se pueden convertir en grandes aliados para poder detectar, identificar e intervenir a lo largo de su desarrollo. 

Lenguaje y TEL. Intervención.

Por otra parte es sumamente importante que ponen de manifiesto y dan voz a la falta de:

concienciación

medios

adaptaciones individuales

en etapas de primaria y secundaria para sus hijos y alumnos.  

A las familias y profesionales les recomendamos la Guía TEL, guía ilustrada para entender el Trastorno Específico del Lenguaje publicada por ATELCU (Asociación de Trastorno Específico del Lenguaje y otros trastornos de Cuenca)

En esta guía han participado profesionales como Ana Belén Martínez Lietos (Orientadora del Equipo de Orientación Educativa especializado en TEL) y otros profesionales junto con las familias, que hablan de su experiencia, retos y logros.

En este camino de visibilizar qué ocurre cuando se diagnostica TEL también están ATELMA en Madrid y ATELSE en Sevilla, ambas apostando por dar información y formación a profesorado, familias y profesionales, todo ello dando el valor único de la experiencia desde dentro.

Cuando consultar: signos de alarma

Lenguaje y TEL. Atención temprana

En diferentes trastornos las dificultades o falta de desarrollo de lenguaje oral suele ser la primera preocupación, la que lleva a consultar a profesionales, la que puede llevar a haceros la pregunta: ¿es mejor esperar o no?.

En este caso existen protocolos, signos de alarma, ítems a observar. Es necesario que los profesionales en contacto con niños y niñas conozcan estos elementos.

La idea de “ya hablará”, “cada niño es diferente”; “el lenguaje es muy variable, unos niños llegan antes y otros después”, por desgracia se convierte en la pared que impide ir más allá.

Necesitas buscar soluciones cuando estáis valorando que algo no funciona bien.

Hitos del desarrollo y banderas rojas

Los profesionales deben tener en cuenta las informaciones básicas que aporta la familia sobre el desarrollo del lenguaje de sus hijos e hijas:

Lenguaje y TEL. Atención temprana

Entre los 16 y 18 meses 

  • no surgen las primeras palabras que puedan ser entendidas por varias personas, no responde a instrucciones simples que se repiten todos los días como dame o ven.

A los 18 y 24 meses 

  • no aparecen más palabras, puede tener alrededor de 50 en uso y empieza a hacer frases sencillas de dos palabras: coche papá, perro malo, pupa aquí…, esas que hacen que se nos caiga la baba porque son ingeniosas y muy creativas.

A los 2 años y medio y en adelante:

  • vendrán las frases más elaboradas, de tres a cuatro elementos y más tarde tendremos el uso de adjetivos, pronombres, empieza a querer contarnos lo que le ha pasado, lo que le gusta, lo que le interesa en pequeñas narraciones muy simples, 

A los 4 años:

  • es capaz de conseguir en sus narraciones organizar sus frases.

Análisis de dificultades

Fíjate y observa si a tu hijo o hija:

  • ¿le cuesta expresar lo que quiere porque no se le entiende?
  • tal vez no conoce cómo se llama el objeto o lo nombra “a su manera”
  • puede ser que empiece a usar un lenguaje propio a base de gestos, mímica, señalar y sonidos varios
  • es posible que ese lenguaje le sirva para comunicar lo que necesita en casa, pero…
  • tal vez fuera supone un esfuerzo sin recompensa: no le entienden.

En estos casos, es necesario preguntarse qué ocurre, qué puede estar pasando.

Por tanto no basta solo con observar e intentar ver si los problemas se identifican solo con lo que el niño o niña puede expresar; es necesario saber qué comprende y qué no está comprendiendo.

También hay que tener en cuenta la comprensión. Rara vez las dificultades en el lenguaje se limitan solo a la parte de lenguaje expresivo, por lo que es reconocido el impacto de las dificultades en la comprensión del lenguaje. 

Lenguaje y TEL. Intervención

Puede que, en los primeros años, el impacto en la comprensión no se vea, no sea tan visible y para los niños y niñas sea más fácil compensarlo

¿Cómo lo compensan? Con nuestra ayuda

Nos comunicamos con los niños acompañando todo de gestos, de entonaciones, de pistas, de dar modelos, intentamos ayudarlos en todo momento.

Pero cuando hay dificultades en lenguaje o TEL, esta ayuda se va desvaneciendo, desapareciendo con los años y poco a poco todo se convierte en eternas frases muy largas y explicaciones que parecen no tener un final. Ahí empieza a complicarse mucho más todo.

De pequeños parecen entenderlo todo: podríamos decir que entienden más que hablan.

Después, los profesionales tenemos que incluir la comprensión en la intervención, para ir subiendo peldaño a peldaño, junto con ellos. De esta forma estaremos más seguros para dar el gran salto a la Educación primaria y secundaria, disponiendo del mayor número de herramientas en su maleta del lenguaje.

Segunda estación: lectura y escritura

Otro punto en este mapa es cuando el niño con problemas de lenguaje y TEL llega a la estación del lenguaje escrito y a la lectura: una herramienta que tienen que usar todos los días y casi a todas horas.

Y será cada vez más importante en sus vidas.

Entonces aparecerán las dificultades en identificar letras, en realizar y reconocer su grafía, alteración en la secuencia de las letras o sílabas en las palabras o los problemas para aplicar las reglas de ortografía.

Lenguaje y TEL. Lectura

Nuestra experiencia en lenguaje y TEL nos va diciendo que es un proceso muy complejo, que lleva su tiempo y necesita de muchas oportunidades. Estas oportunidades tienen que aparecer sin prisa y desarrollarlas con mucha paciencia. 

¿Qué ocurre cuando el niño o la niña que está aprendiendo a leer, a escribir ya viene con dificultades en su lenguaje oral?, dificultades en

  • la transcripción, 
  • identificar los sonidos, 
  • competencia para estructurar las frases, 
  • usar y buscar la palabra adecuada para expresar algo, para relacionarla con otras palabras parecidas…

Lo que nos encontramos con todos estos problemas es un proceso de aprendizaje de la lectura con huecos, con partes perdidas que se intentan compensar a tanta velocidad como corra el profesor y los libros que usemos.

Recopilando

Hemos recorrido las primeras etapas, 

  1. Primero desde los signos de preocupación.
  2. Después hemos visto la detección de la dificultad, y por tanto la necesidad de un diagnóstico, 
  3. Y por último llegamos a los primeros pasos en la intervención y las siguientes etapas. 
Lenguaje y TEL

No cabe duda que es un proceso lento, continuo pero necesario, donde es imprescindible la comunicación con la familia, los profesores, los compañeros y no tirar nunca la toalla.

En Contexto tenemos claro que el trabajo es en equipo, que todos necesitamos conocer y saber cómo mejorar el día a día de nuestros guerreros y sus familias.

Efecto San Mateo

Cuando comenzamos a acercarnos a las dificultades de Lenguaje y TEL de manera más intensa, descubrimos el efecto San Mateo, conocido en Psicología:

“Porque a cualquiera que tiene se le dará más, y tendrá en abundancia: pero cualquiera que no tiene, aún se le quitará lo que tiene” 

Mateo 25:28-29

Y nos impactó. Nos impresionó porque es lo que le ocurre a muchos niños y niñas con dificultades en el lenguaje y TEL. Y no solo de lenguaje, también a alumnos con necesidades educativas. 

DEBEMOS seguir trabajando, visibilizando e informando para poder no quitar nada a nadie y darle en todo momento las herramientas que necesite.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
×